Página Inicio > Medicina UNO > Otoño
 
Contacto | Mapa del Sitio
 
 
Imprimir | Enviar
Otros Temas
Secciones del Artículo
1
El Otoño y la Naturaleza
El Otoño y Nosotr@s
Prepararnos para el cambio estacional
3.1 Gripes y catarros
3.2 El hígado
3.3 El cansancio
3.4 La regla
3.5 La menopausia
Sugerencias y preguntas
Otoño
 
por Rosa 15 de Enero de 2003
 
Rosa es Médico Natural, combina alimentación sana y equilibrada, plantas medicinales (fitoterapia), acupuntura, auriculoterapia, masajes, terapias florales, reiki, conversación, etc. con el fin de activar o “despertar” nuestra fuerza curativa.
 
El Otoño y la Naturaleza

 

Aunque ya estemos en mitad del invierno, vamos a hablar del Otoño, la segunda época de inflexión del año: han acabado el verano y las vacaciones, los días se acortan cada vez más, las noches se alargan… Es una época para preparar nuestra reserva orgánica, nuestra despensa y para estar listos para un invierno conservador y poco gastador.

Si miramos a nuestro alrededor, aunque en las grandes ciudades a veces cueste un poco de trabajo entre tanto asfalto, veremos que la Naturaleza es la primera que se va preparando durante este período otoñal.

Las hojas de algunos árboles van adquiriendo un color entre amarillo y rojizo, que va indicando el final de su ciclo vital por el momento; ese pigmento, llamado xantofila, es un símbolo de protección que indica que la planta raciona el flujo de alimento desde la raíz para preservar la vida hasta su esplendorosa explosión con la llegada de la primavera próxima.

Las hojas por tanto, una vez cumplida su misión, caen blandamente formando una capa protectora sobre la tierra, abonándola y llenándola de alimento (claro que esto solo lo ven directamente los afortunados que pueden vivir en el campo).

Me gustaría destacar, como algo digno de ver, los bosques de hayas en esta época. Adquieren un colorido tan rico que solo el otoño es capaz de proporcionar. Si tenéis ocasión visitad alguno, no os defraudará, de verdad!. También es ahora cuando se recogen muchas semillas y frutos secos deliciosos.


Hayedo de la Pedrosa (Segovia, España)

Por otra parte, los animales, terminan de prepararse para la llegada del invierno, haciendo un último esfuerzo para acopiar alimentos que más tarde quizás no puedan encontrar con facilidad.

Los cambios climatológicos durante un solo día se suceden rápidos, pudiendo amanecer un cielo oculto por las nubes, para cambiar con una ráfaga de viento a una cúpula azul preciosa o a un aguacero que nos limpia de contaminaciones y alimentan la tierra seca y ávida de humedad.

Por otra parte, la luz del otoño es tan especial que solo entonces podemos disfrutarla. Es limpia, directa, amable (ya que carece del punto de agresión que a veces tiene durante el verano), y teñida de matices y colores.

Me gustaría que pudiésemos disfrutar de las bondades del Otoño y lo incorporásemos a nuestra vida como algo precioso y que merece la pena ser vivido.

 
Próxima Sección >>
 

 

Contribuciones | Comentarios
© 2006-2001 LandSil