Ir a Inicio

Página Inicio > Medicina UNO

El lenguaje de nuestros pies
por Rosa 10 de Diciembre de 2004

 

1. Introducción

Estaba preparando otro artículo y casi lo tenía ya terminado cuando de pronto se abrió paso con mucha fuerza la idea y el deseo de escribir sobre una técnica tan completa y tan gustosa como la REFLEXOLOGÍA PODAL. Ella y yo nos conocemos desde mis primero tiempos como terapeuta y nos llevamos muy bien. Por ello he pensado que se merece que le dedique un homenaje por los buenos momentos que me hace pasar cuando la practico y cuando la enseño, y por supuesto, también cuando la recibo.

Recuerdo mis primeras prácticas y cómo empecé a maravillarme de su efectividad, pero sobre todo de lo agradable que es practicarla y del placer que siente el/la que la recibe, porque es algo mutuo, de verdad!.

En contadas ocasiones se puede notar alguna molestia y de hecho soy totalmente contraria (salvo muy raras excepciones) a las manipulaciones dolorosas. Creo que siempre se obtiene mejores resultados si utilizamos la ternura y nuestra capacidad de relajación.

Como he dicho antes, la practica de la reflexo es gustosa y agradable, sí, porque a casi todos nos gusta que nos toquen los pies y a los que no, les aconsejaría que probaran; se lo agradecerán sus pies y su organismo, y quizás descubran alguna cosa interesante sobre si mismos.

¡Es muy fácil: Sólo hay que quedarse echados con los pies al aire en una habitación cálida y agradable, y dejarse hacer!.

¿Qué por qué me gusta tanto la reflexo?. Pues porque aúna diagnóstico y tratamiento mediante una técnica de manipulación relajante, nada traumática y además en una zona de nuestro cuerpo tan necesitada de atención y tan olvidada (casi siempre), como son nuestros pies.

Pues sí, nuestros pies soportan pacientemente el peso de nuestro cuerpo, zapatos inadecuados, con tacones vertiginosos, punteras inverosímiles, ….; en definitiva, que nos acordamos muy poco de ellos. Además están justo al otro extremo de nuestro “centro pensante” y ¡claro, están tan lejos que para prestarles atención deben “hablar muy alto”!.


Zonas Reflejas de los Pies
( basadas en el libro "La respuesta está en los pies" del Dr. Frederic Viñas
editado por Integral )

 

2. Un reflejo del organismo

Curiosamente, cuando nos tocan los pies, con cariño, que todo hay que decirlo, se nos cae la baba. Ese toque puede ser un masaje relajante para aliviar tensiones diarias y disfrutar de nuestras propias sensaciones, o bien un masaje que, mediante un determinado protocolo, recorra cada una de las partes de nuestro cuerpo: órganos internos, estructuras externas como ojos y oídos, dientes, huesos, sistema hormonal….. En resumen, en nuestros pies esta reflejado nuestro organismo y a través de manipulaciones, casi siempre con el dedo pulgar, con toques suaves o fuertes dependiendo del efecto que queramos obtener, con rotaciones siguiendo las agujas del reloj o en contra, si queremos estimular o dispersar, etc., pretendemos armonizar aquello que no estaba “sonando afinado”. Un “tocador” con un poquito de experiencia sabrá en que momento deberá utilizar una u otra, ya que nuestros pies hablan alto y claro , solo hay escucharlos y conocer su lenguaje.

Además a la hora de las manipulaciones vemos claramente como vuelve a recordarnos que somos un todo y que el hecho de padecer un trastorno no limita nuestra búsqueda y posterior tratamiento a esa zona en particular, ya que a medida que vamos poniéndonos en contacto con las zonas reflejas del pie vemos que hay también otras zonas sensibles relacionadas directa o indirectamente con el desequilibrio, tanto a nivel físico como emocional.

 

3. Método de prevención

Otra de las cosas que hacen de la reflexo algo genial, es que no solo es un método de tratamiento y diagnóstico, sino también de prevención. Sí, habrá situaciones en las que los pies presenten zonas reflejas sensibles y que todavía no se hayan puesto de manifiesto en el organismo. Por otra parte, ya que todo el protocolo de manipulación recorre nuestro organismo de manera completa, permite que los posibles desequilibrios se re-equilibren antes de que puedan llegar a ser graves.

En la planta de los pies tenemos pues la respuesta a muchas preguntas relacionadas con nuestro organismo; solo necesitamos saber interpretar lo que nos dicen.

Además, creo que la reflexo está al alcance de todos, ya que para practicarla y disfrutarla podemos conocer única y exclusivamente donde está cada uno de los puntos reflejos y cómo hay que tocarlos, y/o enriquecer ese conocimiento con otros de anatomía, para saber que estamos tocando en cada momento y donde se sitúa realmente; de fisiología, para conocer cómo funcionamos; y de patología, para conocer un poco los desequilibrios que podemos ayudar a sanar desde los pies.

Es decir, podemos conocer la técnica como elemento privado y familiar para poder ayudar a nuestros hijos (responden con asombrosa rapidez), amigos, etc.; o sea, como una manera de completar nuestro “botiquín natural” con ingrediente de tipo “mecánico”, que en este caso serían nuestras manos.

Y, por otra parte, podemos querer hacerlo manera profesional (como es mi caso). Yo, ante esta decisión, os animo desde el corazón. Es muy fácil, de verdad!.

 

4. Un caso práctico

Solo tocamos, sentimos, tratamos y vemos el resultado que, en la mayoría de los casos es muy bueno. Por ejemplo, ante un cuello hecho un desastre lo primero que podremos notar son molestias en la base del dedo gordo por la parte de la planta del pie, y a veces justo en el punto más elevado del “juanete”. Pues bueno, una forma de desbloquear ese cuello es hacer giros con ese dedo como si del cuello se tratase, con suavidad y mucho tacto. ¿Por qué precisamente este dedo?. Pues porque en ese dedo están representadas la mayoría de las estructuras relacionadas con la cabeza y el cuello.

 

5. Anímate

Así pues, animo a todos aquellos que no lo han probado nunca a que lo hagan; a los que lo conocéis, que repitáis; a los que deseéis aprender ya sabéis donde estoy (aparte de bastantes buenas escuelas). A los escépticos, que solo por el placer de rebatirla, merece la pena que se dejen “tocar” unas cuantas veces; además, sus pies se van a sentir muy agradecidos solo con el hecho de que les den un masaje cariñoso, y si además sirve para que se encuentren mejor, pues doble ganancia, ¿no?.

Sobre la REFLEXOLOGIA PODAL queda mucho por decir, pero desde aquí he querido corresponder dedicándole mi admiración y agradecimiento por la ayuda que me ha proporcionado y seguirá haciendo. ¡Gracias por haberme enseñado a escuchar!.

 

6. Sugerencias y preguntas

Como en otras ocasiones, seguro que me dejo en el tintero muchas cosas, así que estoy abierta a sugerencias y a vuestras consultas para enriquecer esta sección de MEDICINA UNO: rosa@landsil.com.

Así que, un saludo para todos y hasta pronto.

© 2006-2001 LandSil