Página Inicio > Medicina UNO > Introducción a la sección.
 
Contacto | Mapa del Sitio
 
 
Imprimir | Enviar
Otros Temas
Secciones del Artículo
1
Introducción a la sección
Introducción a la sección.
 
por Rosa 27 de Febrero de 2002
 
Rosa es Médico Natural, combina alimentación sana y equilibrada, plantas medicinales (fitoterapia), acupuntura, auriculoterapia, masajes, terapias florales, reiki, conversación, etc. con el fin de activar o “despertar” nuestra fuerza curativa.
 
Presentación

 

Antes de nada os hablaré un poco de mí. Ya desde muy pequeña quise ser médico. Cuando me preguntaban qué quería como regalo yo pedía el maletín de médico de la Srta. Pepis. Me parecía alucinante su fonendoscopio (aunque no se oía nada especial), el termómetro, los botecitos que se supone contenían las medicinas, gasas, tiritas. Sí, sí, también jugaba con mis hermanas a las casitas y las muñecas, pero yo siempre me las apañaba para tener alguien enfermo para tener que curarle con mis potingues.

La verdad es que disfrutaba como una enana jugando a curar a mis muñecas, y también viendo las pelis sobre médicos (recuerdo que mi preferida era el Doctor Gannon). Además, inusualmente, mis padres me dejaban verlas a pesar de estar adornada con dos hermosos rombos (categoría para mayores de 18 años).

Por otro lado, es muy posible que la influencia de mi padre me facilitase mucho la vocación, ya que él mismo era muy aficionado a leer sobre medicina y aplicar sobre sus hijos sus conocimientos (con bastante éxito, por cierto). Es decir, que he tenido claro siempre que yo quería ser médico y ayudar a sanar a los demás.

Cuando llegué a la selectividad, por cuatro centésimas, no pude acceder a la facultad de medicina, cosa que me produjo una rabia y una frustración tremendas en aquel momento.

Y digo "en aquel momento", porque ahora agradezco que las cosas ocurrieran así, ya que ello me permitió conocer otras maneras de sanar que, con el tiempo, he descubierto que son mucho más completas que la llamada Medicina Alopática (la que practican los médicos de bata blanca). Esta quizás, ha sido una de las lecciones más importantes de mi vida, ya que en torno a ella gira mi idea de la Medicina Natural. Es decir, todo lo que nos ocurre en la vida tiene una razón y ello nos permite observar situaciones y actitudes que, de otra forma, ni siquiera veríamos. Ya sé que es difícil hacer extensible este concepto a todos los niveles de "enfermedad" conocidos y, sobre todo, porque no siempre podemos detenernos a analizar qué nos está pasando, porque las circunstancias no acompañan.

Es bueno, por tanto, que vayamos considerando a la enfermedad no como algo malo, sino como la oportunidad de reordenar nuestra vida y quizás de modificar ciertas actitudes frente a ella.

Por ejemplo, si nos vemos afectados por una gripe, de inmediato pensamos que tenemos un virus y en seguida recurrimos a tomar antibióticos, bajar la fiebre, etc. Ambas posturas están bien, pero también sería interesante si nos paramos un momento a analizar qué es lo que ha estado ocurriendo en nuestra vida en los últimos días, semanas... Y es posible que nos encontremos con que quizás llevamos una larga temporada de trabajo extenuante, y esa gripe quizá no sea más que una súplica de nuestro cuerpo para descansar, y analizar una forma más racional de enfrentarnos con nuestro quehacer diario.

Según mi punto de vista, el tratamiento a seguir en esos momentos sería: descanso, permitir que la fiebre actúe sobre los virus (siempre que no sea demasiado alta), buena alimentación y una reflexión sobre nosotros mismos. Ciertamente, no siempre nuestro tipo de vida nos permite recurrir a este modo de curarnos, y para ello podemos emplear muchas de las cosas que la Naturaleza ha puesto a nuestra disposición y que después el hombre ha preparado para nuestra mejor utilización: esencia de tomillo, propóleo, zumos de miel y limón, etc. En cualquier caso habría que tener más datos para poder analizar más concretamente cada caso en particular, ya que no todas las gripes (u otro problema) deben tratarse igual. Esto no es más que un ejemplo de que cualquier desequilibrio puede tener más de una lectura.

Por lo tanto, la forma en la que hablaremos en esta sección sobre la medicina será holística, aunque el término esté ya un poco gastadillo, o si os parece mejor podemos utilizar este otro de global. Con ello quiero decir que vamos considerar al ser humano (aunque también podemos hablar de otras especies a las que podemos tratar) como un ente completo en el que incluiremos su parte física total, espiritual, su contexto social y cultural, su educación, familia, etc. Es decir, que cuando decimos que nos duele la cabeza no vamos mirarla solo a ella, sino que trataremos de averiguar qué papel juega en ese dolor teniendo en cuenta todo lo expuesto.

En general, si nos remontamos a los albores de las prácticas médicas, éstas eran mucho más completas de lo que con el transcurrir de los años se han convertido. De hecho, lo que verdaderamente importaba e importa es la llamada "vis natura medicatrix"; es decir permitir que el propio organismo sea capaz de enfrentarse con sus propios recursos a las distintas afecciones ya sean físicas o del alma. En cualquiera de estos casos, la medicina lo único que debe hacer es permitir o favorecer ese proceso sin impedirlo, aunque nos parezca duro o innecesario en muchas ocasiones. Si no lo hacemos así, nuestro cuerpo empieza a olvidar las estrategias y las herramientas que tiene para sanarse a si mismo y se hace cada vez más dependiente de cualquier tipo de ayuda externa. De todas maneras, esta nueva manera de pensar forma parte de un proceso de educación y evolución; y además habría que considerar a cada persona (y otros) en si mismos y dentro de sus propias circunstancias.

La ayuda a la que podemos recurrir para activar o "despertar" nuestra fuerza curativa está en una alimentación sana y equilibrada, plantas medicinales (fitoterapia), acupuntura, auriculoterapia (utilización de agujas o semillas en distintos sitios de la oreja), masajes, terapias florales, reiki, conversación, etc. Todos estos procedimientos terapéuticos llevan muchos años utilizándose y sus resultados están suficientemente contrastados y demostrados. Cada una de estas técnicas, a su vez, puede considerarse independiente y ayudan a la sanación por sí solas, pero según los casos se puede utilizar una combinación de algunas de ellas de manera que su colaboración aumente la eficacia del tratamiento.

En una serie de artículos iremos viendo poco a poco qué son y cómo funcionan las dietas, la fitoterapia, ciertos tipos de masajes, etc. y podremos ver que están mucho más cerca de nosotros de lo que creemos.

Temas de los próximos artículos

Medicina Natural

- Fitoterapia
- Dietas naturales

Medicina China

- Acupuntura
- Auriculoterapia
- Equilibrio Yin-Yan

Otra técnicas

- Reflexología podal
- Drenaje linfático
- Masaje sensitivo

 

 

Contribuciones | Comentarios
© 2006-2001 LandSil