Página Inicio > Un lugar en el Mundo> Iona
 
Dossier | Privacidad | Contacto | Mapa del Sitio
Ir a Inicio
Ir a Un lugar en el mundo
 
 
Enviar
Otros Temas
 

 
Un lugar en el mundo para enterrar a una persona que no conocí
 
por José Manuel 10 de Diciembre de 2004
 
José Manuel
 

Hace algún tiempo me asomé a un artículo de Landsil sobre una lugar en el mundo, en la tierra donde vivo, al que no había ido nunca. Es en Punta de Teno, Tenerife; un sitio mágico, de difícil y peligroso acceso, donde me vi obligado a ir, por cosas de la vida, hace un día. Me habían comentado que esta parte de Tenerife era una en la que se ven muchos avistamientos de ovnis; en la que los pescadores temen ciertos lugares por la cantidad de animales grandes y peligrosos, y por las traicioneras corrientes marinas.

En Landsil vi las primeras imágenes de esta tierra; unas fotos de una turista de la Península.

Ayer lo vi todo por primera vez en vivo.

La razón fue que tuve que enterrar en el mar a una persona, una niña, mi sobrina, que solo vivió diez días.

El llegar allí es complicado. Antes de entrar en las carreteras de montaña te encuentras con tres letreros en distintos idiomas advirtiéndote de los peligros que hay de derrumbamientos de piedras. Es impresionante estar en el coche y mirar hacia arriba; parece que la montaña te va a comer. Se pasa por dos túneles que son simples aberturas en la roca viva, no hay ni rayas de separación para los coches, ni carteles, ni semáforos; solo oscuridad y piedras. Cuando de repente sales de esa oscuridad contemplas un paraje desolado, lava ennegrecida y matorrales, y un cielo inmenso y azul que se besa con el mar.

Caminas por la escalera de madera hasta llegar a un pequeño muelle y el mar subiendo y bajando. Allí fue donde dejamos las cenizas de la pequeña Ainara. Yo mismo nadé hacia alta mar y deposité su urna en el fondo. Mientras, la luz se iba despidiendo y llegaba la noche. La superficie del mar estaba cubierta de pétalos de rosa amarillos que pronto desaparecieron y en ese momento, no sé si por casualidad, una pareja de gaviotas paso por encima de nosotros, llamándose, o tal vez dando la bienvenida al espíritu de mi sobrina Ainara, cuyo nombre significa eso, "gaviota".

 
 

 

Contribuciones | Comentarios
© 2006-2001 LandSil