Página Inicio > En Tránsito > Saturno echa humo...
 
Dossier | Privacidad | Contacto | Mapa del Sitio
Ir a Inicio
Ir a En Tránsito
 
 
Imprimir | Enviar
Otros Temas
 
Saturno echa humo...
 
por Viky 15 de Enero de 2003
 
Viky: Su interés por los símbolos le ha llevado a estudiar astrología en profundidad. Su gran capacidad para comunicar y su rigor en el campo astrológico hacen que haya cola para que te lea la carta astral.
 

 

Saturno va a pasarse un tiempecito dando largos paseos por el signo de Cáncer. Podría decirse que cuando a Saturno le mandan pasar una temporada en Cáncer es como si a un amante del frío y la nieve de Finlandia le destinasen a Santo Domingo. Para cabrearse, ¿no creéis?... pues el caso es que Saturno, de por sí, ya es un planeta un poquito cabreado. Así es que, en este caso no es que esté cabreado; directamente echa humo.

Puestos al tanto de la situación toca decir que los más afectados por este temporal son los signos de Cáncer y Capricornio (en general, cualquier persona que tenga en alguno de estos signos importantes emplazamientos astrológicos: Luna, Ascendente, conjunciones planetarias significativas, etc...).

Durante este periodo, Saturno va a comenzar a trabajar haciendo aflorar vuestros miedos, inseguridades y sentimientos de infravaloración. Es posible que se os remuevan temas de la infancia, ya que Saturno es experto en sacar a la superficie aquellos sentimientos tempranos en los que, de niños, empezamos a asimilar, de uno u otro modo, que no éramos lo suficientemente guapos, buenos y valiosos como para que papá y mamá nos quisieran. Más allá de la infancia,
con el transcurrir del tiempo, hay momentos en los que las heridas de nuestra autoestima, aún sin cicatrizar, vuelven a doler de forma tan real como entonces. Pareciera que no tienen pasado, mas esconden la memoria de un tiempo anterior; de pequeñas o grandes experiencias que nos fueron confirmando, erróneamente, que no dábamos la talla. Saturno representa la sombra y el eco de esa pequeñez, de aquellos miedos, de nuestra sutil vulnerabilidad al rechazo, y también de la culpa que asumimos por no creernos dignos de ser amados.

¡Menuda tela! ¿no?... ¡A ver cómo le quito hierro al asunto!... En fin, supongo que se trata simplemente de dar una señal de aviso a Capricornio-Cáncer (especialmente a este último). Os recomiendo estar atentos, ya que es un periodo idóneo para la reflexión, incluso la soledad y el recogimiento interior.

Me gustaría indicaros algunas fechas claves dentro de este periodo, ya que el “paseíto” de nuestro amigo va a durar hasta Julio del 2005. Para que podáis situaros mejor, os adelanto las fechas más conflictivas (o, mejor dicho, aquellas en las que podréis reconocer con mayor facilidad los sentimientos descritos):

- Cáncer (nacidos del 22 de Junio al 2 Julio): de Octubre del 2003 a Mayo del 2004.

- Cáncer (nacidos del 3 de Julio al 13 de Julio): de Junio del 2004 a mediados de Julio del 2004.

- Cáncer (del 14 de Julio al 22 de Julio): de mediados de Julio del 2004 a Julio del 2005.

Sí, es cierto, los Cáncer del último periodo son los que se llevan la peor parte, mientras que los de en medio lo van a vivir de forma mucho más liviana. ¿Por qué ocurre esto?: Imaginaos al signo de Cáncer como si fuera un segmento dividido en treinta partes iguales que corresponden a los días del mes en que cumplen años todos los Cáncer. Pues bien, Saturno empieza a recorrer el segmento, a paso tranquilo y reposado, como es su estilo. En Noviembre del 2004, cuando parece estar apunto de finalizar su recorrido para entrar en un nuevo signo (Leo), decide que no; que se vuelve para atrás, desandando parte del camino recorrido. En concreto, da marcha atrás aproximadamente las últimas diez partes del segmento (es decir, los últimos diez días de cumpleaños de los Cáncer) y finalmente, las vuelve a recorrer hasta que da por finalizada su visita a Cáncer. Así pues, entre idas y venidas, Saturno le da tres vueltas bien dadas a todos aquellos Cáncer que cumplen años en la parte final del signo. ¡Cosas de la retrogradación planetaria! (Sobra decir que los planetas no van por ahí dando marcha atrás como los cangrejos; pero, así nos entendemos para empezar...).

En definitiva chicos: puede no ser un periodo de rositas para vosotros, pero no os quepa duda de que la finalidad de esta “removida” es que esas viejas heridas vayan sanando a un nivel cada vez más profundo. Al final, el don de Saturno nos lleva a recuperar la confianza perdida en nosotros mismos y la posibilidad de volver a querer y, sobre todo, a dejarnos querer.

Trucos mágicos: paciencia, interiorización y miles de cariñitos. Nada de culpabilizaros más, ni de coger la vara para seguir con los castigos. Si no nos quisieron como necesitábamos, qué le vamos a hacer. Por algo habrá sido como haya sido. Pero, el amor y el respeto hacia uno mismo siempre están en nuestra mano. Desde ahí siempre podemos colmar la copa. Saturno en Cáncer sólo intenta recordárnoslo. Así que... Suavidad y dulzura.

Hasta la próxima.

 

 

Contribuciones | Comentarios
© 2006-2001 LandSil