Página Inicio > Editorial
Dossier | Privacidad | Contacto | Mapa del Sitio
Ir a Inicio
 
Ir a Editorial
 
 
 
Temas
Editorial
Un lugar en el Mundo
En Tránsito
La Brújula
Narraciones
Arte
Zen
Física
Cursos en curso
Astrología
Espacio Exterior
Inspiración
Donaciones
Medicina UNO
Music Lounge
   

 
Gestalt
 
LandSil Info

Contribuciones
¿Deseas colaborar con LandSil? Entra y elíge tema..
Comentarios
¡Anímate! y sugiere, comenta, ofrece...
Cartas a la Directora
Recopilación de los comentarios recibidos en la redacción.
Editoriales Anteriores
nº1 Marzo 2002
nº2 Abril 2002
nº3 Mayo 2002
nº4 Julio 2002
nº5 Agosto 2002
nº6 Diciembre 2002
nº7 Febrero 2003
  nº8 Marzo 2003
nº9 Mayo 2003
nº10 Agosto 2003
nº11 Enero 2004
nº12 Agosto 2004
   
   

La noche de los miércoles emiten en Telemadrid un programa que se llama "Dakitú con el zapping". Es un programa donde ponen cortes de televisión con escenas divertidas, hacen sketches, entrevistas, etc.

A mí lo que me parece más interesante de ese programa, es un apartado que hicieron en las primeras emisiones, cuando todavía el presentador no era conocido. Eran entrevistas en las que el presentador se dirigía a una persona de la calle, o a personalidades conocidas (políticos, generalmente), y les hacía una pregunta, que invariablemente comienza con "¿Dakitú…?" y luego seguía con cualquier otro tema. Por ejemplo: "¿Dakitú con la Plaza Mayor?". La frase era pronunciada rápido a propósito, de forma que el/la entrevistado/a no se entere muy bien de lo que le están preguntando, para que no se dé cuenta de que no tiene ningún sentido.

Lo que más me asombraba de esta cuestión es que ¡¡ la gente respondía a la pregunta !! Cosas, por ejemplo, como: "Pues sí, sí, hay mucha gente ahora en la Plaza Mayor…" o "Sí, claro que me gusta la Plaza Mayor". La pregunta, a propósito, no tiene ningún sentido, pero todo el mundo la contesta según lo que cree haber escuchado. Les he visto experimentar hasta con políticos, que respondían cualquier cosa antes que preguntar con sinceridad: "¿perdón?, no he entendido".

En honor a la verdad, algunas personas entrevistadas sí han confesado en un primer momento que no entendían la pregunta: "¿Puede por favor repetírmela?", pero tras escucharla una segunda vez y seguir sin entenderla, responden entonces cualquier cosa para no quedar mal delante de la cámara, sin saber que están quedando mucho peor.

He estado pensando porqué actuamos así, en el caso de tener que responder ante una pregunta que no entendemos, cuando nos apuntan con una cámara y sabemos que nos verán nuestros conocidos.

Pienso que no quieren dar mala imagen en televisión (sobretodo los políticos) y reconocer que no se están enterando la pregunta, por eso extrapolan el significado de la pregunta a lo que les parece y responden. Yo creo que esto es interpretar la realidad como a uno le parece.

A mí me da la impresión de que muchas veces actuamos de la misma forma aunque no haya televisión. Simplemente creamos nuestra realidad (nuestra gestalt) y respondemos a una pregunta que nos hemos imaginado y que es coherente con nuestro entorno.

En fin, es un divertido ejemplo de cómo se valora actualmente la imagen en defecto del sentido común y la sinceridad.

   

 

Contribuciones | Comentarios

© 2006-2001 LandSil