Página Inicio > Editorial
Dossier | Privacidad | Contacto | Mapa del Sitio
Ir a Inicio
 
Ir a Editorial
 
 
 
Temas
Editorial
Un lugar en el Mundo
En Tránsito
La Brújula
Narraciones
Arte
Zen
Física
Cursos en curso
Astrología
Espacio Exterior
Inspiración
Donaciones
Medicina UNO
Music Lounge
   

 
Curvas
 
LandSil Info

Contribuciones
¿Deseas colaborar con LandSil? Entra y elíge tema..
Comentarios
¡Anímate! y sugiere, comenta, ofrece...
Cartas a la Directora
Recopilación de los comentarios recibidos en la redacción.
Editoriales Anteriores
nº1 Marzo 2002
nº2 Abril 2002
nº3 Mayo 2002
nº4 Julio 2002
nº5 Agosto 2002
nº6 Diciembre 2002
nº7 Febrero 2003
nº8 Marzo 2003
nº9 Mayo 2003
nº10 Agosto 2003
  nº11 Enero 2004
nº12 Agosto 2004
   
   

Las cosas no suelen ocurrir según los planes trazados. Y eso es algo que me suele poner muy nerviosa. No tengo mucha capacidad de adaptación, y me gustaría mucho tenerla. Creo que llevaría mejor las cosas que me ocurren si pudiera amoldarme mejor a los cambios.

En algunas situaciones de cambio, a veces hay otras personas cerca que lo viven todo de una manera muy diferente a la mía y, viendo lo mal que lo paso, no pueden evitar darme ánimos para que cambie mi punto de vista, mi forma de tomarme las cosas.

Y supongo que ésa es la solución. Bueno, estoy convencida de que lo es. Las cosas no van a dejar de cambiar de vez en cuando hasta que me muera. Así es la vida, una “permanente mutación”, aunque suene paradójico. De forma que no queda otra que sea yo la que cambie con los acontecimientos, la que se amolde, la que abra su mente a una realidad cambiante, con tranquilidad y alegría.

No deja de ser un trabajo personal intenso. Mi rigidez sólo se flexibiliza cuando viajo, y no suelo hacerlo diariamente.

Como tantas otras cosas, tengo que aprender a tomar curvas y no salirme de la carretera en los tramos sinuosos. Con esto quiero decir que tengo que aprender a no desanimarme, a no perder la ilusión cada vez que algo planeado no sale como y cuando me gustaría, a amoldarme a las circunstancias que me “tocan” vivir como si fueran las que “desearía” vivir, por algo me están pasando, algo tengo que aprender de todo esto.

A este respecto hay una bonita frase de R. Tagore que dice:

“Si lloras por que el sol se ha escondido,
las lágrimas te impedirán ver las estrellas.”

Yo creo que esto es totalmente cierto. Cuando algo que me encanta deja de pasarme, y comienzo a sentirme mal, triste, desilusionada, apática... éstas mismas sensaciones me impiden ver el mundo de posibilidades que ha quedado al descubierto al irse lo que había.

Es un hecho: en la vida hay curvas. Y está en mis manos aprender a llevarlo mejor o seguir sufriendo cada vez que tengo que girar. Está en mis manos descubrir que existen las estrellas.

   

 

Contribuciones | Comentarios

© 2006-2001 LandSil